QUERELLA CONTRA PILAR RAHOLA PER UN DELICTE CONTRA LA PROPIETAT INTELECTUAL

AL JUZGADO DE INSTRUCCIÓN DE BARCELONA

Doña ALEJANDRA MENCÓS VIVÓ, Procuradora de los Tribunales y de Don JOSEP MARIA LOPERENA JENE, querellante, cuya representación acredito mediante la escritura de poder general para pleitos que acompaño, con el ruego de que me sea devuelta una vez quede testimoniada en autos, autorizada por el Notario de los Ilustres Colegios de Cataluña, Don Ricardo Ferrer Marsal. Fue otorgada por el querellante ante dicho fedatario público en 21 de octubre del corriente año con el número de protocolo mil trescientos ochenta y cinco, la cual, bastanteada, acepto.

Ante el Juzgado de Instrucción comparezco y, como mejor proceda en derecho,

DIGO:

Que, siguiendo las instrucciones de mi mandante y ejerciendo el derecho que me reconocen los arts. 270 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento criminal, formulo QUERELLA CRIMINAL por el delito relativo a la propiedad intelectual, previsto y penado en el artº 270 y concordantes del Código penal contra: a) la mercantil COLUMNA S.A y, en su caso, al responsable de la edición de ‘L’espía del Ritz’ que resulte a raíz de la instrucción; b) Don JORDI FINESTRES MARTINEZ y c) Doña PILAR RAHOLA MARTINEZ.

Dando cumplimiento a lo que determina el art 277 y concordantes de la ley procesal citada,

EXPONGO

PRIMERO.-  El Juzgado competente para la instrucción de esta causa, a tenor de los arts. 14 y 272 de la Ley de Enjuiciamiento criminal, es el de Instrucción de la ciudad de Barcelona que por turno de reparto corresponda, al haberse producido los hechos denunciados dentro de esta ciudad, concretamente en la Avenida Diagonal 662-664 de 09034 Barcelona, sede de la querellada Columna S.A. 

Ello es así, porque en el libro ‘L’espia del Ritz’ de la querellada, objeto de la presente causa, aparece: ‘Colecció Clàssica. Primera edició: Març del 2020. Pilar Rahola 2020. Columna Edicions, Llibres i Comunicació SAOU’. Avenida de Diagonal 662-664-3. Diposit legal B 3.316-2020. Fotocomposició: Gama S.L. www.columnaedicions.cat’. 

SEGUNDO.- El querellante es, tal cómo ya se ha dicho, JOSEP MARIA LOPERENA JENE, mayor de edad, de profesión abogado, escritor y director escénico, provisto del DNI Num. xxxxxxxxxxx, con domicilio en esta ciudad de 08xxxxBarcelona, calle xxxxxxxxxxxxx,

TERCERO.- La persona jurídica y las personas físicas, querelladas son 

a) COLUMNA EDICIONS S.A (Columna Edicions, libres i comunicació SA) y, en su caso al responsable de la edición de ‘L’espía del Ritz’ que resulte a raíz de la instrucción. Su domicilio es 08034 Barcelona, Avenida Diagonal 662-664 

b) JORDI FINESTRES MARTINEZ, mayor de edad, periodista y escritor, vecino de Barcelona y domicilio en su calle de Diputación cuyo número se desconoce, por lo que deberá ser citado en el despacho profesional de su Procuradora, doña María Jesús González Vizcaino, sito en 08028 Barcelona, Avenida de Madrid 85. Y

c) PILAR RAHOLA MARTINEZ, mayor de edad, con NIF xxxxxxxxx, de profesión comunicadora de TV, periodista y escritora, con domicilio en Badalona (Barcelona), calle Rector Brías cuyo número también se desconoce, por lo que, al igual que el anterior, deberá ser citado en el despacho profesional de su Procuradora, María Jesús González Vizcaino, sito en 08028 Barcelona, Avenida de Madrid 85.

Se designa como segunda dirección para emplazamientos, la de ‘Columna Edicions, Llibres i Comunicació SAOU’. Avenida de Diagonal 662-664-3 de Barcelona.

CUARTO.- Los hechos que motivan la querella y que presentan caracteres delictivos tipificados en el expresado artº 270 y concordantes del Código penal, son los que paso de relacionar, iniciando su desarrollo para una mayor comprensión de las causas que la promueven, con los siguientes

ANTECEDENTES FACTICOS

A.- RELATIVOS A LA RELACION EXISTENTE ENTRE LA QUERELLADA “COLUMNA EDICIONS” Y EL QUERELLANTE.

1º.- Mi comitente Josep María Loperena es el autor de la novela ‘L’espia del violí’, publicada por la Editorial Efadós, para su colección ‘El fil de la História’, que se distribuyó y puso a la venta en las librerías de toda Cataluña, el pasado mes de febrero de 2020. 

Cuando los responsables de Efadós estaba finalizando el proceso de encuadernación del libro para lanzarlo a la calle, aparecieron en algunos medios televisivos, algunos spots publicitarios anunciando una novela de Pilar Rahola, titulada ‘El espía del Ritz’, cuyo argumento coincidía en parte con la del hoy querellante, y con su misma portada. La señora Rahola afirma que Bernard Hilda, uno de sus personajes principales de su obra, era un espía ruso que desarrollaba su actividad de agente secreto para los aliados en ‘La parrilla del Ritz’, una sala de fiestas de Barcelona, en la que actuaba tocando el violín al frente de su orquesta. Esta versión, históricamente, nunca fue cierta. Se trataba de una ficción o creación literaria contenida en el libro de Loperena. Solo era una anécdota de su invención. 

Es cierto, como afirma la querellada Pilar Rahola, que Hilda era un afamado musico y compositor de canciones de raza judío que durante la ocupación alemana actuaba en distintos cabarets del sur de Francia perseguido por los nazis. También lo es, el hecho de que tuvo que huir hacia España con la ayuda de algunos miembros de la resistencia francesa. Pero es falso que Hilda fuera un espía, puesto que ello es una invención literaria de Loperena.

2º.- ‘L’espia del violi’ forma parte de una trilogía de novelas históricas sobre la posguerra española, sobre episodios acontecidos en la Barcelona revolucionaria regida por la CNT.FAI y los días finales de la contienda. El querellante las escribió en el año 2001 por encargo de Miquel Alzueta, a la sazón director de la sociedad también querellada ‘Editorial Columna S.A’. 

En aquel entonces, mi principal siguiendo instrucciones concretas del señor Alzueta, redactó y entregó a Columna una breve sinopsis de cada una de las tres novelas concertadas, ‘La casa del fanalet vermell’, ‘Ulls de falco’ y ‘L’espia del violi’ que, en un principio tituló, ‘La ciutat màgica’. A medida que iba finalizando la redacción de los originales, los entregaba en papel y telemáticamente a los productores de la casa editorial. Entonces se abría un periodo de estudio, revisión y corrección de estilo de cada uno de los relatos,  hasta que, una vez aprobado el texto definitivo por los directivos de Columna y seleccionada la portada del libro, se firmaba el correspondiente contrato de edición de cada novela.

3º.- Para acreditar cuanto acabo de exponer, aporto como documentos 1 y 2, los contratos originales de edición, suscritos entre mi mandante y la querellada Columna Edicions S.A., relativos a ‘La casa del fanalet vermell’ y ‘Ulls de falco’. Fueron otorgados por ambas partes en 25 de noviembre de 2003 y en 2 de febrero de 2005, respectivamente. Los suscribieron y firmaron por parte de la casa editorial, los señores Oblit Baseiria i Virgili, Miquel Alzueta i Montala y Xavier Mallafré Cruañas.

De las tres novelas encargadas a mi comitente por la querellada Columna S.A., solo se publicaron dos: “La casa del fanalet vermell” y “Ulls de Falcó”, toda vez que la tercera, ‘L’espia del violí’ (que, tal como ya se ha dicho en un principio se tituló ‘La ciutat màgica’), no se editó a pesar de que ya había sido revisada y puesta al día por los responsables de su titrada y seleccionado el dibujo de su portada. La razón aducida por la dirección de Columna de su marcha atrás, fue que esta editorial había sido absorbida por ‘Planeta’ la cual, por razones comerciales o de política editorial, decidió no publicarla, medida que le fue comunicada al querellante vía telefónica a finales de abril de 2008.

4º.- Este incidente obligó a mi representado a inscribir su novela en el Registro de la Propiedad Intelectual de la Generalitat de Catalunya, para evitar posibles reproducciones, plagios, imitaciones o la utilización de la condición de espía del personaje Bernat Hilda, producto de su invención. Lo hizo el día 20 de mayo de 2008, quedando asentada con el número de solicitud B.2779-08, según confirma don Santiago Orós Muruzabal, registrador de dicho Organismo, y se acredita con el certificado que, como documento número 3 se acompaña. 

5º.- Al cabo de dos años, concretamente en 23 de abril de 2010, el querellante, a fin de obtener la ‘carta de libertad’ de su novela remitió una misiva, vía burofax, al director de la editorial para que le constatara por escrito aquella decisión que le habían comunicado solo por teléfono, a fin de aclarar la cuestión,

En dicha carta, que se acompaña como documento número 4, mi comitente requería a la hoy querellada, la confirmación expresa de su negativa a editar su original. Recordaba a los responsables de Columna (Grup 62) la existencia del acuerdo alcanzado entre las partes respecto a la publicación de tres novelas. La existencia del pacto lo acreditaba el hecho de que ‘La casa del fanalet vermell’, se había sacado a la luz en octubre de aquel mismo año y ‘Ulls de falcó’ en junio de 2003, y la incidencia de que la editorial declinó la publicación de la tercera.

6º.- En 14 de mayo de 2010, Xavier Mallafré Cruañas, entonces director general del Grup 62, contestó la carta del querellante vía burofax, que se acompaña como documento número 5. En ella notificaba al querellante que ‘Columna SA’ ‘había decidido no llevar a término la publicación de ‘L’espia del violi’ sin dar otra explicación. 

7º.- Al cabo de casi diez años, Judit Terradellas, editora de la Editorial Efadós, conocedora de la existencia de ‘Lespía del violi’ dada las referencias del mismo que circulaban por los medios informáticos, en espacial la condición de espía de Bernad Hilda, se lo solicito al querellante. Los directivos de la empresa, tras su lectura decidieron publicarla. Como documento nº 6 se acompaña contrato original de edición con Efadós de fecha 14 de noviembre de 2019, relativo a ‘L’espia del violi’. 

Cuando estaba en fase de impresión apareció en algunos medios, la portada de una novela de Pilar Rahola, titulada ‘El espía del Ritz’, que coincidía totalmente con la del querellante en cuanto al personaje de Bernard Hilda, cuya parte de su argumento, él relativo a sus peripecias como espía, coincidía plenamente con el artículo del otro querellado Finestres aparecido en ‘Sapiens’, y por supuesto, una repetición del libro del querellante. Lo único cierto de la historia es que Hilda era en judío, que estaba perseguido en Francia por los nazis durante la ocupación y que tuvo que huir a Barcelona con la ayuda de algunos miembros de la resistencia francesa. 

8º.- Pero lo que hizo sospechar al querellante de la existencia de un posible plagio parcial de su idea y de parte del argumento de su novela, fue el hecho de que Rahola en el `’El espia del Ritz’ afirmara que Hilda era un espía, hecho históricamente falso, puesto que esta actividad que atribuye a Bernard Hilda, el crooner, vocalista y director de la orquesta de ‘La Parrilla delRitz’ fue fruto, exclusivamente, de la invención del querellante. Como documento número 7 se acompaña copia fotográfica de las portadas de los dos libros cuyos originales se aportarán al Juzgado, a quien corresponda la instrucción, una vez repartida esta querella.

                                                                                                                                                                                                                                                                                  Ω  9º.- La coincidencia del argumento y condición de espía del personaje principal en las dos novelas, podía ser fruto de un casual. Pero Bernard Hilda nunca fue un espía ni de la MI6 británico, ni de los rusos, como hábilmente cambió Rahola para encubrir su conducta (sustituyó al MI6 británico por el servicio de espionaje ruso), ni de otro servicio de información aliado. Hilda en el mundo real, nunca actuó como se describe en ‘La parrilla del Ritz’, ni realizó misión alguna por cuenta de los soviéticos ni mucho menos con el MI6 como fabula el querellante. Esta coincidencia de la novela de la querellada Rahola con la suya le produjo recelo y desconfianza dada que, su condición de agente del MI6 fue una invención literaria de mí comitente totalmente lícita en una obra de ficción.

Pero lo que más llamó la atención del querellante, fue el hecho de que la editorial del nuevo libro de Pilar Rahola fuera Columna SA, la misma editora que en el año 2001 rehusó publicar ‘L’espía del violí’, y cuyo original conservaba. El proyecto de portada, la sinopsis y el texto del libro de Loperena habían permanecido en su archivo durante todos estos años, en papel y por medios informáticos. 

B.- HECHOS RELATIVOS A LA RELACION EXISTENTE ENTRE  LOS QUERELLADOS RAHOLA Y FINESTRES CON “COLUMNA EDICIONS” Y ‘L’ESPIA DE VIOLI’

1º.- El segundo querellado es Jordi Finestres, periodista y escritor. Colabora en ‘La Vanguardia’ y en la revista ‘Sàpiens’. Ha escrito, entre otros libros de ensayo, ‘Noches de Barcelona’, ‘Los gánsteres de Barcelona’, o ‘Planes de deporte’, publicadas por Proa y Columna. Como colaborador de ‘Edicions62’, tiene libre acceso a la casa editorial, y muchos de sus altos cargos son amigos suyos.

2º.- Por su parte, la otra querellada, Pilar Rahola, presunta copiadora parcial de la novela de Loperena afirma en ‘La Vanguardia’ del día 19 de junio de 2020, ‘que tuvo la primera idea de escribir esta novela en el 2003, cuando leyó en la revista Sàpiens un reportaje de Jordi Finestres que hablaba de este músico francés, que pasó la frontera huyendo del nazismo y acabó tocando su música en Barcelona mientras espiaba para los aliados. Es decir, escribió ‘L’espia del Ritz’ diecisiete años después de leer el artículo de Finestres. Desde entonces, Rahola se ha documentado -sigue explicando- sobre el personaje y sobre los movimientos de resistencia en este lado de los Pirineos para escribir su novela. La querellada admite la procedencia o fuente de su presunto plagio.

3º.- El artículo de Finestres publicado el 12 de octubre de 2003 en el número 12 de ‘Sapiens’ que titula ‘Bernard Hilda, l’espía violinista del Ritz, es una crónica muy documentada sobre el musico, cantante y violinista francés. Sin embargo, sus capítulos titulados ‘Fugint del terror’ y ‘Parrilla de la libertad’ son una copia literal de los textos del querellante que obraban en la editorial y que Pilar Rahola reproduce en su novela. Se acompaña dicho artículo por copia fotográfica como documento número 8. 

El reportaje del querellado Finestres de gran extensión, contiene una entrevista a Bernat Hilda que titula ‘Hilda rememora la seva aventura a Barcelona. A Paris amb HILDA’, en la que ‘pasa olímpicamente’ de preguntarle sobre su condición de agente de información de los aliados. El musico, por el contrario, afirma que ‘solo me preocupa olvidarme de algún capítulo de mí excitante trayectoria en Barcelona’. En su interviú, Finestres ni le pregunta ni Hilda responde sobre su actuación, como el espía que nunca fue.

4º.- Los capítulos relativos a Hilda de la novela de la querellada Pilar, especialmente, ‘El bidell del Ritz’, ‘El Reichsfuhrer Himmler a la suite real’ o ‘El bell país dels somnis blaus’, entre otros muchos, están basados en el libro del querellante. No se trata de un plagio de su novela ya que los argumentos son distintos, aunque si una prestación y transformación de una obra artística. Por ello, en un principio, el querellante pensó que la condición de espía y la coincidencia del argumento de las dos novelas podría ser motivada por una extraña casualidad, pero el hecho de que la editorial del nuevo libro de Pilar Rahola fuera Columna, la misma editora que desde el año 2001, poseía la sinopsis, y más tarde el original le hizo cambiar de criterio.

El querellante creyó, eso sí, que algún personaje próximo a Columna le había proporcionado a Finestres su sinopsis o, incluso, su original. Después supo que Finestres había publicado en la revista Sapiens (12 de octubre de 2003), un amplio reportaje a toda plana titulado ‘El espía del Ritz’ con la foto del musico en la portada, en el que explica su versión. 


5º.- Pero el hecho de que Hilda fuera un espía es falso desde el punto de vista histórico puesto que, tal como se ha reiterado con anterioridad, fue Loperena quién lo inventó para hacer su novela. Los dos querellados, mantienen todo lo contrario lo que hace presumir que ambos se basaron en la misma fuente. Por ello, a través de la instrucción, deberá acreditarse si el querellado en conchabanza con algún otro colaborador de Columna obtuvo la sinopsis de ‘L’espia del violi’ que facilitó a la también querellada, Pilar Rahola y si colaboró con ella en la redacción de su novela a partir de su artículo de ‘Sapiens’ sobre Bernard Hilda. Porque solo así, Rahola, pudo narrar las vicisitudes y vivencias que pasó el musico en ‘La parrilla del Ritz’, fabuladas por el querellante, ya que nunca se produjeron en la realidad.

.-Ahora, Finestres, afirma que no sabía de la existencia de Loperena hasta que leyó una entrada a su blog que le citaba. “Fui a París a hablar con Bernard Hilda el agosto del 2003 después de leer un artículo de Joan de Sagarra donde afirmaba que tanto Hilda como Albert Puig Palau fueron colaboradores de France-Libre -recuerda. “No me apropié de ningún guion de Loperena. Cuando Hilda vino en Barcelona en octubre de 2003 -continúa- lo entrevistó Víctor Amela y en él admitía que había espiado. A pesar de que “no estuvo en nómina como espía”, admitía “había colaborado con la red de resistencia”, tal como aparece a las novelas de Loperena y Rahola

Nada de ello responde a la verdad. Sagarra nunca dijo en su articulo que fuese un espía sin perjuicio de que colaborase con Francia-Libre, ya que esta organización facilitó su huida a España. De otra parte, es cierto que el músico declaró en una entrevista de La Contra de La Vanguardia (17/X/2003): “Yo ponía la oreja a lo que decían los oficiales y funcionarios nazis que venían, y luego informaba a los aliados”. Pero el hecho de escuchar frases, e incluso conversaciones a oficiales nazis y pasarlos a los aliados, no lo convierte en un espía profesional integrado en un servicio de información. Joan de Sagarra niega que fuera espía, igual que el Ángel Casas, amigo personal de Hilda cuando este representaba a Claudia Cardinale y a otras grandes figuras del espectáculo. Casas contactó con Loperena, a quien no conocía, para decirle lo mismo y ponerse a su disposición para declarar este extremo ante la autoridad judicial. 

RESPONSABILIDAD CIVIL

Tal como dispone el artículo 272 del Código Penal la cuantía de la responsabilidad civil derivada de los delitos relativos a la propiedad intelectual debe aparecer claramente especificada en la sentencia condenatoria. En ella también deben reflejarse las medidas a adoptar con el fin de asegurar que la indemnización pueda hacerse efectiva. 

Su objetivo es indemnizar al perjudicado, en este caso mi principal, por los daños y perjuicios que le hubiera causado el ilícito penal cometido por los querellados. Siempre en este tipo de delitos los perjuicios son muy difíciles de determinar, debido a la intangibilidad de los bienes a los que hacen referencia. Pero, en este caso, el reparto de responsabilidades es clara, aunque no la forma de fraccionar el pago a cada uno de los querellados, ya que la responsabilidad de cada uno de ellos es distinta.

La proporción de las cargas de la mercantil Columna, y los señores Finestres y Rahola deberá establecerla en su día el Juzgado a partir del monto de los ingresos obtenidos por la edición y venta de la novela ‘L’espia del Ritz’. Razón por la cual, se requerirá como prueba documental a la querellada ‘Columna S.A’ la verificación de los beneficios obtenidos por su comercialización mediante documentos oficiales. 

FUNDAMENTOS LEGALES

Los hechos que se acaban de relacionar revisten los caracteres típicos de un delito relativo a la propiedad intelectual, previsto y penado en el artº 270 y concordantes del Código penal del que presuntamente son culpables los querellados Columna S.A y los señores Finestres y Rahola

Dicho artículo sanciona, como constitutivas de delito, cuatro conductas concretas: reproducir, plagiar, distribuir o comunicar públicamente, en todo o en parte, una obra artística, literaria o científica amparada por un derecho de exclusividad, sin la autorización del titular del derecho, todo ello mediando ánimo de lucro y con perjuicio de tercero (SAP VIZCAYA, sección 6ª, 16/10/2007), así como transformarla, interpretarla o ejecutarla artísticamente, a través de cualquier medio. Es lo que se ha producido en este caso, aunque el presunto plagio parcial de la señora Rahola, en realidad es una apropiación indebida de una idea literaria.

El inciso primero del artº 270 del Código Penal tantas veces citado, establece que: será castigado con la pena de prisión de seis meses a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses el que, con ánimo de obtener un beneficio económico directo o indirecto y en perjuicio de tercero, reproduzca, plagie, distribuya, comunique públicamente o de cualquier otro modo explote económicamente, en todo o en parte, una obra o prestación literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios.

En el presente caso los querellados Columna S.A. (Grup 63), Finestres y Rahola, se han apropiado con ánimo de lucro de una idea del querellante, inscrita en el Registro de la Propiedad Intelectual de la Generalitat de Cataluña, sin su consentimiento, perpetrando un plagio parcial de la novela de mi comitente L’espia del violi’ que han transformado, publicado y difundido a través del libro de Pilar Rahola, ‘L’espia del Ritz’. 

La acción criminal ha de realizarse «con ánimo de lucro y en perjuicio de tercero» como aquí ocurre. En los delitos relativos a la propiedad intelectual se concreta el ánimo lucro en la obtención de una ventaja económica de la transformación de una idea prohibida por la ley. Se trata de un elemento típico de carácter subjetivo que para probarlo se ha de acudir a una serie de elementos objetivos que rodean el hecho para probar la voluntad del sujeto. Estos elementos son la forma de la copia ilegal, cantidad y número de copias intervenidas, lugar de venta, carencia de todo tipo de documentación y la falta de permiso de su autor, es decir, el «modus operandi» (SSTS 26/09/1992 y 27/02/1992)33. El lucro puede ser propio o para terceros según SSTS 19/04/1985 y 17/06/1988; SAP MURCIA, 25/01/1999) 

La propiedad intelectual es una facultad de carácter patrimonial e intelectual del autor de una obra literaria, en este caso el querellante, que le otorga el derecho exclusivo de su explotación, sin más limitaciones que las determinadas por la Ley. Los delitos contra la propiedad intelectual castigan, por lo tanto, acciones que atenten contra estos derechos y atribuciones al autor de una obra literaria, en este caso, ‘L’espia del violi’. 

La sentencia 638/2015, Tribunal Supremo, Sala de lo Penal, Sección 1, Rec 909/2015 de 27 de Octubre de 2015, hace referencia al artículo 10 de la Ley de Propiedad Intelectual para el análisis de los elementos normativos, el cual establece una relación de numerus apertus. En este artículo se mencionan libros, folletos, epistolarios, escritos discursos y alocuciones, conferencia, informes forenses, explicaciones de cátedra, etc, sin que se haga una referencia expresa a los medios de comunicación. Aun así, se debe entender que éstos contienen artículos de opinión, literarios… que son creaciones originales que reflejan opiniones de sus redactores, lo cual encaja en el concepto de propiedad intelectual.

Y, por último, ahondando un poco más en el artículo 32.1.2, de esta Ley, y con referencia al querelladlo Finestres, es bueno destacar su referencia a los denominados agregadores: “prestadores de servicios electrónicos de agregación de contenidos en sitios web de actualización periódica y que tengan una finalidad informativa, de creación de la opinión pública o de entretenimiento”. Para ellos dispone que no necesitan autorización, sin perjuicio del editor u otros titulares de derechos a percibir una compensación equitativa.

PROPOSICION DE PRUEBA

Para la comprobación de los hechos circunstanciadamente descritos con anterioridad, esta parte propone la práctica de las siguientes diligencias de prueba:

1.º Declaración de la persona jurídica ‘Columna A.A. querellada, al que se citará por medio de la oficina judicial a través de su legal representante don  Emili Rosales, cuyo segundo apellido se desconoce, actual director editorial de Grup 62 que será citado en 08034 Barcelona, Avenida Diagonal 662-664.

2º.- Declaración de las personas físicas querelladas, los señores Pilar Rahola Martinez y Jordi Finestres Martínez, que será citadas en el domicilio de su Proocuradora de los Tribunales doña María Jesús González Vizcaino, sito en 08028 Barcelona, Avenida de Madrid 85.  

2º Documental, consistente en que se tengan por reproducidos y se unan a los Autos los documentos aportaos con el presente escrito de querella.

Así mismo se requiera a la querella Columna para que aporte al Juzgados los documentos acreditativos, públicos y privados, de los beneficios obtenidos por las ventas de la novela de Pilar Rahola, ‘L’espia del Ritz’, a fin de que el Juez pueda establecer la proporcionalidad de las indemnizaciones. 

3º.-Testifical: y en ella depongan como testigos, el día y la hora que el juzgado disponga, las siguientes personas

a).- Lluis Permanyer Llados, periodista y escritor, que deberá ser citado en la redacción de ‘La Vanguardia’, sita en 08036 Barcelona, Avda. Diagonal 4r4r7. 

b)- Xavier Mallafre Cruañas, actualmente directivo del ‘Grup Som’, que será citado en la sede de dicho grupo sito en 08014 Barcelona, calle Premia 15. 

c).- Joan de Sagarra Devesa, periodista y escritor, que será citado en su domicilio sito en la ciudad de Barcelona 08037 Paseo de San Juan 128, 1º 2ª

3º.-Pericial, y en ella se cite a Román Jori Tolosa, jurista, experto en comunicación y entendido en literatura contemporánea, en su domicilio sito en la calle Paris nº 64-66 2º 2ª, Escalera C, de Barcelona distrito 08021 para que emita su opinión sobre si concurren alguna de los elementos constitutivos de delito, concretamente el previsto y penado en el artº 270 del Código penal. 

4º.- Las que puedan derivarse de la instrucción y que esta parte se reserva el derecho de proponer.

Por todo ello,

SUPLICO AL JUZGADO: que habiendo por presentado este escrito, se sirva admitirlo teniendo por formulada querella criminal por un delito relativo a la propiedad intelectual, contra la mercantilColumna Edicions, libres i comunicación SA’ (Edicions62) y contra las personas físicas, don Jordi Finestres Martínez y doña Pilar Rahola Martínez; y, en virtud, se practiquen las diligencias interesadas en el número anterior y se tomen las pertinentes medidas cautelares sobre la situación personal y bienes de los querellados, disponiendo se proceda al procesamiento o investigación, en la jerga actual, de los querellados, y a fin de evitar su detención y entrada en prisión provisional se les exija fianza por la libertad en la cantidad que estime suficiente el juzgado y, en su defecto, se decrete el embargo de sus bienes para atender dicha responsabilidad, sin que, por esta parte, con respecto a la señora Rahola se pida la exigencia de otra fianza para responder sobre la responsabilidad civil que pudiera derivarse de esta causa, al ser persona solvente con ingresos conocidos; aunque si con respecto al querellado Finestres Martínez a quien deberá comunicársele su detención y prisión provisional o, alternativamente, se le exija fianza por la libertad, en la cantidad que determine S.Sª y, en su defecto, se decrete el embargo de sus bienes para atender dichas responsabilidades, ordenando asimismo, de acuerdo con el inciso 3 del artº 270 del CP, a la querellada ‘Columna Edicions’, la retirada de ‘L’espia del Ritz’ de todos los establecimientos dedicados a su venta y distribución por ser, dicha novela, el objeto de la infracción.

PRIMER OTROSI DIGO, que conforme a lo dispuesto en el art. 281.1 de la Ley de Enjuiciamiento criminal, esta parte está exenta de prestar fianza.

SUPLICO AL JUZGADO: que tenga por hecha esta manifestación.

Es justicia que pido en Barcelona en dos de noviembre de dos mil veinte.

Pilar Rocu Idjane                                              Alejandra Mencós Vivó,