Prebendas, privilegios y bulas

Tal como os dije, José Montilla eludió dar la cara una vez más. Pidió a su mentor Iceta, «el sociata bailarín», libertad para favorecer el ‘Sí’ de cara a la galería. Como españolista convencido de que es, sabía que su voto no decidiría el veredicto, ya que el PP tiene mayoría absoluta en el Senado. Pero no tuvo coraje para dar la cara y salió del hemiciclo antes de la votación. Se jugaba demasiado prebendas, privilegios, bulas y retribuciones, fruto de su saqueo y pillaje en el pueblo de Cataluña.